Marruecos (Continuación)

Tras el asalto al campamento de Agdaym Izik, el Gobierno de Marruecos ha invalidado por mucho tiempo la solución autonomista que defiende para el Sáhara Occidental. No solo porque la llamarada de odio entre los saharauis tardará en extinguirse, sino también porque, en su forma de reprimir las protestas, ha puesto de relieve el largo camino que le queda por recorrer para adquirir unas mínimas credenciales democráticas, condición imprescindible para que la solución autonomista sea viable.

Al sofocar por la fuerza las protestas de Agdaym Izik, Rabat perdió incomprensiblemente de vista que las reivindicaciones de los saharauis ofrecían, de manera implícita, una vía para mantener desactivado el conflicto.…  Seguir leyendo »

The Spanish president, José Luis Rodríguez Zapatero, is having a tough time. No, on this occasion it is not the economy. Actually, it’s something far removed from our everyday concerns; it couldn’t be more far removed, in fact: the desert. Protests in the Morocco-occupied (and former Spanish colony) Western Sahara have been met with a violent clampdown, but the Spanish government has so far resisted calls to issue a condemnation. The government says it knows little of what’s going on there, and that’s true, since Morocco is detaining and expelling foreign journalists from the area. The government keeps saying it has to consider Spain’s higher interest, but the Spanish public is outraged.…  Seguir leyendo »

Es cierto que España abandonó el Sáhara, literalmente y en el sentido más negativo, en febrero de 1976, cuando los últimos funcionarios civiles y militares españoles dejaron aquel territorio. Nuestro compromiso con la ONU y el Derecho Internacional era conducir al pueblo de la colonia a un referéndum bajo control internacional que garantizase el sufragio de la población adulta originaria del territorio. España se marchó sin cumplir sus obligaciones internacionales y dejó ilegalmente ese territorio en manos marroquíes tras la Declaración política del 14 de noviembre de 1975, en vísperas de la muerte del dictador Franco, en la que España ponía fin unilateralmente a «los poderes»como potencia administradora del Sáhara.…  Seguir leyendo »

De nuevo, cual Guadiana que se oculta y reaparece, nos encontramos frente a frente con una difícil situación en nuestras relaciones con el Reino de Marruecos, que en parte deriva de intereses contradictorios y en parte de nuestros propios errores. En esta ocasión es el tratamiento de la cuestión saharaui el que nos enfrenta al Gobierno de Rabat, un problema del que no podemos librarnos, por mucho que nuestras autoridades lo deseen.

España es la potencia administradora del Sahara, el Estado que se comprometió en Naciones Unidas a gestionar la descolonización de este territorio que durante años estuvo bajo su control.…  Seguir leyendo »

En abril de 1963, un Hassan II temeroso de no ganar la mayoría parlamentaria en las primeras elecciones tras la independencia, que iban a celebrarse apenas un mes más tarde, convocó al embajador español en Rabat para transmitirle un mensaje a Franco relativo a las posesiones norteafricanas de España que Marruecos reivindicaba y que los nacionalistas marroquíes del Istiqlal y de la UNFP habían convertido en un gran reproche a la monarquía por haber aceptado una “independencia incompleta”.

En el archivo del ministro Castiella, conservado en la Real Academia de la Historia, la investigadora sevillana Ana Torres ha descubierto el documento en el que Manuel Aznar, el citado embajador, abuelo del ex presidente de Gobierno, narró la entrevista con pelos y señales.…  Seguir leyendo »

Otra vez saltan las alarmas en las relaciones entre Marruecos y España. Los desacuerdos históricos entre ambos países son conocidos; es decir, Ceuta y Melilla y la visión sobre una solución al conflicto del Sáhara. Cuestiones que aparecen en cada incidente y tensan el entorno.

Las repercusiones de esta última crisis, a pesar de los esfuerzos políticos y la contención oficial, se han extendido a nivel popular y mediático. Las relaciones con España se han convertido en el principal tema de interés para el público marroquí, y son también de interés y causa de divisiones de opinión en España. A medida que se apaga un fuego se enciende otro, lo que indica que hace falta una normalización verdadera de las relaciones, no condicionada a un incidente, provocación o el uso para otros fines en un lado u otro.…  Seguir leyendo »

El señor don Ignacio Sotelo en un artículo de opinión publicado en este periódico el pasado 14 de septiembre bajo el título Recomponer las relaciones con Marruecos, abogaba por iniciar un proceso de diálogo con Rabat con el fin de entregar Ceuta y Melilla al reino alauí. Dos eran sus argumentos principales para sostener esta postura: las dos ciudades autónomas son elementos de fricción en las relaciones de España con nuestro vecino del sur y, además, decía, nos cuestan dinero. Defendía, por tanto, el señor Sotelo una visión práctica de las relaciones internacionales e introducía una especie de teoría mercantilista de la territorialidad, invitándonos a tomar en consideración “únicamente los intereses de ambos países en el momento actual”.…  Seguir leyendo »

Me temo que a los mismos a los que les saca de quicio el nacionalismo catalán o vasco, incluso tal vez a algunos de los que denuncian el nacionalismo como la estupidez que más males ha causado en el siglo XX, les pueda irritar una disquisición sobre Ceuta y Melilla que no considere eterna la pertenencia a España. Son plazas de soberanía española y sería un crimen de lesa patria poner en duda la integridad territorial de la nación. No somos pocos, sin embargo, los que pensamos que el verdadero crimen lo cometen los fanatismos de todo tipo que bloquean la reflexión que ponga en tela de juicio dogmas sagrados.…  Seguir leyendo »

Las crisis con Marruecos se encadenan, se transforman de inmediato en asuntos de política interior para intentar sacar rentabilidad política, pero nunca se aclaran suficientemente ante la opinión pública, a fin de que esta comprenda la naturaleza cíclica de los desencuentros y las responsabilidades que, a uno u otro lado del Estrecho, deben atribuirse en su aparición.

La ya penúltima crisis hispano-marroquí ha dejado sin respuesta dos preguntas: quién estaba en el origen y dirigía realmente la acción de embargo a la ciudad de Melilla y qué objetivo se perseguía con la protesta. La visita del ministro Rubalcaba a Marruecos cerró la crisis ante nuestro vecino pero no aportó las explicaciones que la opinión española requería.…  Seguir leyendo »

Dos lamentables acontecimientos han marcado una vez más las relaciones de España con Marruecos, quedando muy clara la militante animadversión que el Reino alauí siente por nuestro país y su integridad territorial, por los derechos humanos y por los saharauis.

El acoso y agresión a unos españoles que se concentraban legalmente en El Aaiún -recordemos, Sáhara Occidental, no Marruecos- para pedir la libertad para el pueblo saharaui ha expuesto de nuevo que los métodos marroquíes para reprimir el movimiento pro saharaui se escriben en el catálogo de la opresión y el miedo. Asimismo, la crisis diplomática que provocó Marruecos hace unas semanas, y que según las autoridades de Rabat se debe a supuestos casos de racismo por parte de la Policía española en sus funciones de control de fronteras, confirma la estrategia cíclica de la dictadura del sur de atacar y obstaculizar el trabajo de las instituciones españolas en su conjunto.…  Seguir leyendo »

In early March, just days after the Kingdom of Morocco announced plans for a landmark environmental charter called “the first commitment of its kind in Africa and the Arab world”, Mohamed Attaoui was sentenced to two years in prison in the Atlas mountains. His crime? Speaking out against illegal logging of shrinking cedar forests and corruption among the ranks of the forest service and local government officials.

Politicians and high-powered clerics in the Muslim world often seem to be more concerned with the preservation of social mores than the deserts, peaks and wetlands they lord over. Yet consider the words the prophet Muhammad is said to have taught: “The world is green and beautiful, and Allah has appointed you his guardian over it.”

While other major religions, such as evangelical Christianity, are beginning to find a place for an environmental ethic in their people-centric preachings, the political turbulence of the Muslim world threatens the longevity of their spectacular ecosystems, from Iraq’s marshlands to the rainforests of Sulawesi.…  Seguir leyendo »

La primera reflexión que se debe hacer en torno a este nuevo desencuentro o fricción es reconocer que con Marruecos existen, lamentablemente, crisis recurrentes y cíclicas. Unas tienen una base estructural y otras, coyuntural. En cualquier caso deben ser gestionadas con mucha prudencia y un inmenso sentido de Estado y de la responsabilidad. Hay una tendencia en una parte de la opinión publicada, y quizás y en consecuencia de la opinión pública de Marruecos, a pensar que desde España hay una estrategia perfectamente urdida y diseñada para entorpecer o perturbar la vida política de nuestro vecino. Muchos consideran que hay una verdadera obsesión antimarroquí en España y en consecuencia reaccionan.…  Seguir leyendo »

Más de treinta años lleva el tema del Sahara Occidental en las Naciones Unidas sin que, tras varios frustrados planes de entendimiento y otros tantos representantes especiales del Secretario General, la solución haya avanzado hacia su fase definitiva. Atadas a la celebración de un referéndum de autodeterminación por las decisiones iniciales de la Organización internacional, las partes -Marruecos y el Polisario, pero también, en las bambalinas, Argelia- han prestado adhesión vocal a la consulta sin llegar a ocultar que sólo estarían dispuestas a reconocer sus resultados si fueran favorables a sus respectivas posturas. La reclamación por el Polisario del censo español de 1975 -cuando el territorio contaba apenas con setenta mil habitantes- ha sido sistemáticamente opuesta por Marruecos, moderadamente convencido de que sólo una consulta extendida a los actuales habitantes del lugar podría deparar satisfacción a sus intereses.…  Seguir leyendo »

Marruecos se reunirá en su primera cumbre con la Unión Europea el próximo domingo, 7 de marzo. A un país como España, acostumbrado a mirar por encima del hombro a su vecino del sur (y con complejo y rabia de que Francia sea su referencia), le conviene no banalizar el hecho. La reunión consagra la voluntad de Marruecos de converger con el proyecto europeo. Todos sabemos la enorme distancia que todavía separa al país magrebí de Europa, es tan próximo en kilómetros y sueños como lejano en bienestar, mentalidades, estilos de vida y sobre todo, acceso a derechos. Pero lo que la cumbre celebra es el deseo de ciertas elites de Marruecos -y, probablemente, de millones de marroquíes- de sellar su destino con el de este mastodonte en construcción que es la Unión Europea.…  Seguir leyendo »

Tras un largo paréntesis, el 10 de febrero se reanudaron las conversaciones entre Marruecos y el Frente Polisario sobre el futuro del Sáhara Occidental. El objetivo de la reunión, celebrada en Wetchester (EE UU), fue preparar la quinta ronda de conversaciones. En la anterior, la del pasado año en Viena, no se registraron avances.

Este nuevo impulso a la vía negociadora coincide con el lanzamiento en Marruecos de la Comisión Consultiva de Regionalización, que busca sentar las bases para un proceso de descentralización administrativa en el reino. Un analista en cuestiones magrebíes, Benjamin Stora, señaló recientemente en Le Monde que el proyecto podría servir de modelo para otros países de la zona e impulsar un “Magreb de las regiones en el siglo XXI”.…  Seguir leyendo »

El conflicto del Sáhara occidental causado por la ocupación marroquí es de acuciante actualidad para los países de nuestra región, para la ONU y para las grandes y medianas potencias que buscan incidir en el curso de los acontecimientos que determinarán de una forma u otra la configuración futura del Magreb.

Tras el regreso de Aminetu Haidar a El Aaiún y teniendo en mente la próxima ronda de negociaciones saharaui-marroquíes, aparecieron de forma sincronizada artículos de “opinión” en diferentes medios de prensa españoles, de los que sobresale el firmado por Máximo Cajal, (El Sáhara y la razón de Estado; El PAÍS, 11 de enero de 2010), que ofrecen al lector argumentos y profecías para justificar el intento marroquí de anexionar el Sáhara Occidental.…  Seguir leyendo »

¿Por qué un conflicto como el del Sáhara Occidental no encuentra solución? Hace 30 años que dura y promete hacerlo aún mucho tiempo. Este conflicto, que opone a Marruecos con el movimiento de liberación de este territorio, es de hecho una pequeña guerra sorda pero real entre dos estados: Argelia y Marruecos. Y es la razón principal que hace que no se haya encontrado ninguna solución que sobre todo sea aceptada por… Argelia, pues es este Estado quien mueve los hilos.

España, antigua potencia ocupante del Sáhara Occidental que Marruecos recuperó en 1975 con la marcha verde, nunca ha reconocido la soberanía de Marruecos sobre ese territorio.…  Seguir leyendo »

About six or seven years ago, I began returning regularly to my birthplace of Morocco, a country I left as a child in 1989. The Morocco of my childhood was an isolated, quasi-feudal dictatorship in which the regime of the late King Hassan II brooked no dissent. During the 1990s, in the face of global changes after the fall of the Soviet Union and a greater concern for human rights among the governments and publics of Morocco’s western allies, King Hassan began a slow transformation of his ossified regime. By the time he died in 1999, he handed over to his son a political system that had the long-shunned opposition in government, a much-improved human rights record, clearer economic governance and one of the freest press in the Arab world.…  Seguir leyendo »

En los últimos meses, España ha estado sumida en tres crisis. La vertiente humanitaria del secuestro del Alakrana y los avatares por que ha atravesado Aminetu Haidar en territorio español, después de su rechazo por Marruecos, no explican a mi juicio ni su estrepitosa cobertura mediática ni su interesada explotación política. La discreción que rodea al otro secuestro, cuánto más delicado, el de los tres cooperantes de Barcelona Acció Solidària, pone sin duda alguna de manifiesto la madurez y la entereza de la sociedad y de las fuerzas políticas de Cataluña.

Muy distintas como son, estas tres contingencias tienen sin embargo un denominador común: el Sáhara, el desierto que va de Mauritania al Sudán y, más allá, hasta Somalia; del Atlántico al mar Rojo y al Índico, a las aguas que bañan los océanos donde faenan los pesqueros españoles, muy lejos ya del llamado banco canario-sahariano.…  Seguir leyendo »

Y en pleno follón va el tío y dice que «la tierra sólo pertenece al viento». Bueno, bueno… La verdad es que la semana no pudo empezar peor ni terminar mejor para un Zapatero al que tras la cursilería de Copenhague habrá que empezar a llamar ya Hijo del Viento. Con la importante salvedad de que, aunque es de justicia reconocer que a la hora de cambiar de posición en asuntos esenciales su desparpajo y capacidad de aceleración en el sprint superan a los del mismísimo Carl Lewis, este hombre tiene problemas endémicos que surgen de su lentitud en la arrancada y la falta de armonía de sus movimientos.…  Seguir leyendo »