Siniestros

El 18 de julio de 1945, entre las 3 y las 5 de la tarde, se perdió el atunero Jesús Nazareno, con base en Foz (Lugo). Nunca se encontraron los cuerpos de los náufragos y sólo apareció, unos días después, la cubierta de una escotilla en la costa asturiana. Debían zarpar dos jornadas antes, pero al ser la fiesta del Carmen (patrona de los marineros) y el 17 martes, ambas fechas tenidas por aciagas, lo pospusieron hasta el 18. Una fuerte tormenta se llevó a la embarcación, única de Foz que no regresó. Los detalles técnicos del hundimiento se quedaron en conjeturas y no los repetiremos, pero sí hay que destacar que esta historia, bien conocida en Foz (todos los años se les recuerda en las fiestas del Carmen) y en la Mariña lucense, es ignorada por completo en el resto de España y tal vez vale la pena rememorar lo sucedido, aunque este año «sólo» se cumplan 74 de la tragedia.…  Seguir leyendo »

Muchos hemos seguido con horror, televisadas en directo, las imágenes de Notre Dame en llamas. Y, a la vez, la secuencia de comentarios de periodistas, políticos y ciudadanos que perfilaban los valores de la realidad fenomenológica de la catedral. Ante las primeras imágenes, los inadvertidos presentadores se referían, una y otra vez, a los 850 años del templo. El valor de antigüedad (lo dejó claro Riegl en El culto moderno a los monumentos) resalta como el más fácil de captar, el que —por encima de credos, culturas y personales niveles de formación— se dirige a todos. Pero enseguida, unos y otros fueron destacando las demás dimensiones patrimoniales del conjunto catedralicio: la histórica, la documental, la formal-artística, la de uso turístico y —como “patrimonio vivo”— la de uso religioso… La dimensión simbólica, en fin, como compendio de todo ello.…  Seguir leyendo »

Catedrales

No se alzaron las catedrales en el centro de las ciudades. Las ciudades se tejieron en torno a sus campanarios. No las creó el genio europeo. Europa fue por ellas creada. Y aún hoy hablamos la lengua con la cual esos himnos a la luz hicieron del espíritu arquitectura. Duby, en su obra clásica, fija los términos del envite: configurar un nuevo lenguaje, hecho de «luz, de persecución de un Dios encarnado, de lucidez, de lógica». Y en esa lengua, esa luz, esa caza del absoluto, de lo lúcido y lo lógico, seguimos. Pero ahora, el monumento fundacional ha ardido.

En la fotografía, que fue portada de ABC el 17 de abril pasado, la nave central de Notre Dame proyecta su perspectiva de pavesas, carbón, ceniza, hacia la enorme cruz dorada que preside el ábside.…  Seguir leyendo »

Poco más de 24 horas después del incendio que provocó graves daños en Notre Dame, las donaciones para reconstruir la catedral de 850 años ya superaban los mil millones de euros (1100 millones de dólares). El dinero procede en su mayor parte de algunas de las personas más ricas de Francia. Untec, el sindicato nacional que representa a los economistas de la construcción en Francia, indicó que el costo probable de la reconstrucción será entre 300 y 600 millones de euros, mucho menos que la cifra recaudada.

Los “chalecos amarillos” de Francia ya hicieron la pregunta obvia: “¿Y los pobres?”. Si los ricos pueden donar con tal facilidad cientos de millones para restaurar un edificio, con igual facilidad podían destinar ese dinero a otros usos mejores.…  Seguir leyendo »

La prompte générosité financière du secteur privé venu au secours de Notre-Dame ouvre un débat sur la nature du contrat social existant entre les entreprises et la société, et sur la prédominance de certaines logiques (morales ou économiques) dans l’action des firmes.

La notion de responsabilité sociale est apparue au milieu du XXe siècle, parallèlement au développement de la « grande entreprise ». Cette notion fait référence à la fois à des objectifs extra-financiers, et aux obligations morales de l’entreprise vis-à-vis de la société, notamment celle d’assurer son bien-être. C’est dans cette perspective qu’il convient de situer les actuelles discussions sur « le rôle social de l’entreprise » évoqué par la loi Pacte et la controverse sur les dons pour la reconstruction de la cathédrale.…  Seguir leyendo »

Mécénat et philanthropie en France sont souvent perçus de manière polémique : le mot « mécène » renvoie aux lubies des rois et des princes, celui de « philanthrope » évoque l’assistance des dames patronnesses. Si l’on se réfère au dictionnaire, pourtant, le philanthrope « œuvre pour le bien de ses semblables et pour l’amélioration de leur condition », le mécène « favorise le développement des lettres, des arts et des sciences en procurant des moyens financiers ou des travaux ». Parce que les représentations de la richesse dans l’histoire montrent une ambiguïté intrinsèque – la richesse est à la fois véhicule de progrès pour l’humanité en même temps que danger de folie et de démesure –, les dépenses somptuaires sous forme de dons ont pour fonction de sortir une partie de l’argent accumulé hors du circuit de l’échange marchand, venant ainsi compenser la violence de l’enrichissement et la souillure qui est attachée à l’accumulation monétaire comme fruit de pratiques interlopes.…  Seguir leyendo »

Au-delà des polémiques sur le rapport que les grandes entreprises et fortunes françaises entretiennent avec la solidarité nationale, leur élan collectif de soutien à la reconstruction de Notre-Dame révèle au grand jour la spécificité du cadre fiscal du mécénat en France et les dérives qu’il autorise.

Le régime français pour le mécénat est le plus favorable d’Europe. Il permet à une entreprise de déduire son don, soit-il financier, en nature ou en compétences, à hauteur de 40 % à 90 % du montant de son impôt sur les sociétés. Au-delà des gains en termes d’image et de communication, le régime français offre de plus des possibilités de rétributions en nature à hauteur de 25 % du montant du don, par exemple la privatisation du lieu pour un événement privé.…  Seguir leyendo »

La polémique née autour des dons faits pour la reconstruction de Notre-Dame pose une question de fond : comment arrive-t-on à mobiliser près de 1 milliard d’euros en quarante-huit heures pour un monument alors que les grandes organisations caritatives – Caritas, Médecins du monde, Apprentis d’Auteuil, etc. – peinent à collecter des sommes bien inférieures pour des causes « vitales » dans un pays où 8 millions de personnes vivent en dessous du seuil de pauvreté ? La question ne se pose pas au détriment de Notre-Dame, mais en faveur des causes difficiles. Pourquoi pas le patrimoine « et » la pauvreté ?…  Seguir leyendo »

Cuando se aproximaba el año mil, los habitantes de la Europa occidental tuvieron un ataque de pánico. Las crónicas de aquel tiempo providencial refieren que los pecadores se arrepintieron, los malvados se tomaron un descanso y todos juraron a amigos y enemigos que habían cambiado para bien y para siempre. Ayunos, privaciones y confesiones preparaban el final del mundo, que esperaban inmediato. La atmósfera milenarista, tan bien reflejada en las pinturas de Jheronimus van Aken, El Bosco, con sus estampas de infierno y paraíso, se apoderó de los reinos cristianos europeos. Transcurrido el instante crucial, el tiempo contado desde el nacimiento de Jesucristo continuó su transcurso.…  Seguir leyendo »

Les lettres pleines d’attention et de prévenance qu’ont adressées la reine Elizabeth et le prince de Galles au président Macron après l’incendie de Notre-Dame ont l’heur de remémorer une époque plus sereine, ce temps révolu où le débat autour du Brexit n’empoisonnait pas encore tout le discours public britannique.

Elles viennent aussi évoquer le souvenir de ces liens séculaires quoique infortunés qui unissent la couronne britannique à la cathédrale française. Car le seul roi à avoir été couronné à Notre-Dame était en réalité un Anglais, Henri VI pour être précis, qui eut cet insigne honneur à l’âge de 10 ans, en 1431 et en pleine guerre de Cent Ans, pendant l’occupation anglaise de Paris.…  Seguir leyendo »

La gente cantaba, rezaba y lloraba, o sólo estaba congelada sin poder creer lo que tenía ante sus ojos, mientras las llamas abrazaban “su” catedral de Notre Dame, objeto de su memoria individual y colectiva. Las emociones de quienes presenciaron el incendio en París el 15 y 16 de abril se han hecho eco en todo el mundo. Esperemos que esta efusión global de empatía en respuesta a una tragedia tenga efectos positivos duraderos, en Francia y en otras partes.

Desde los dos atentados terroristas que bañaron de sangre la capital francesa en 2015 que no había recibido tantos mensajes de condolencia (y tantos pedidos de entrevistas) como después de que estalló el incendio.…  Seguir leyendo »

Notre-Dame brûle, les dons pleuvent, les critiques tonnent. Alors qu’un milliard d’euros a été récolté pour la reconstruction de la cathédrale parisienne, certains estiment qu’il serait plus noble que les entreprises donnent pour les plus pauvres d’entre nous, plutôt que de profiter de cette publicité malsaine qu’offre cet incendie tragique pour déverser leurs millions.

Cette double critique manque partiellement la cible, et devrait à la place questionner en profondeur les règles du mécénat.

Il est certain que la rapidité de la mobilisation actuelle pose question quant à l’intention des donneurs, et il est évident que les entreprises en profitent pour redorer leur image.…  Seguir leyendo »

“Es una nave espacial. Una tecnología astronómica diseñada para medir el poder de la luz y de la sombra. Una máquina arquitectónica hecha para volar y llevar nuestras almas y nuestros sueños más allá de la Tierra”, me había dicho un día el artista Alejandro Jodorowsky hablando ensimismado sobre Notre Dame. Mirando la catedral desde atrás, Jodorowsky había comparado los contrafuertes a los brazos de una lanzadera que debían abrirse un día para dejar que la nave se alzara hacia el cielo. Entonces me había costado entender su teoría. Pero, de repente, estábamos allí, junto a otros cientos de personas posadas boquiabiertas sobre el puente de l’Archevêque, como si la isla de Saint Louis se hubiera convertido en cabo Cañaveral, viendo como la nave Notre Dame se alzaba utilizando sus propias vigas de madera como motor de combustión y como la flecha se desmaterializaba para transformarse en un tubo de propulsión a través del que eran lanzados a la atmósfera exterior los últimos vestigios del alma humana.…  Seguir leyendo »

Nadie podría haber previsto la emoción universal suscitada por el incendio de la catedral de París. Los franceses, generalmente tan divididos y tan poco practicantes, se encontraron repentinamente unidos en un mismo duelo colectivo. Nos han llegado mensajes de condolencia y simpatía de todo el mundo, como si todos los franceses hubieran perdido a un ser querido, y se han recibido sumas considerables para reconstruir la catedral. Del mismo modo que esta emoción no era predecible, tampoco es fácil de explicar, ya que une lo temporal con lo intemporal. Lo que es actual e ilumina esta emoción universal es el espantoso y fascinante espectáculo de ver en llamas una de las joyas más antiguas del arte occidental.…  Seguir leyendo »

El pasado lunes santo ardió una de las catedrales góticas más antiguas y emblemáticas de Europa. Incluso después de que se hubiera controlado el incendio, este aún se extendía por las redes en reacciones histéricas de todo signo, desde selfis vacacionales para mostrar que se estuvo allí como si la foto se revalorizara ante el peligro de derrumbe, hasta delirantes teorías conspiranoicas, toscas soflamas anticlericales y sobreactuadas donaciones multimillonarias que apenas lograban transmitir una imagen de solidaridad digna de tal nombre. En pocas horas se pasaba de la piedra al bit, de la catedral física devorada por el fuego al icono frente al que hay que tomar posición, de la perplejidad y tristeza muda a la guerra simbólica de las palabras.…  Seguir leyendo »

Au-delà de la puissante émotion qui nous submerge au spectacle de la destruction partielle de Notre-Dame de Paris, la question de sa reconstruction est d’ores et déjà posée. Ce tragique accident fait écho à la longue litanie des destructions de cathédrales que les guerres n’ont pas manqué de provoquer : Strasbourg en 1870, Reims, Noyon, Verdun, Arras en 1914-1918, mais aussi Saint-Lô, Rouen, la flèche de Saint-Pierre de Caen pendant la Seconde Guerre mondiale… sans compter les innombrables cathédrales martyres dans le monde, dont celle de Coventry ou de Nagasaki sont devenues des symboles universels.

Les historiens ont depuis longtemps étudié les effets que de tels traumas ont sur les sociétés affectées.…  Seguir leyendo »

The fire that gutted the roof of the Notre Dame Cathedral this week nearly destroyed a building that had stood since the Middle Ages and had come to embody the soul of Paris and perhaps France itself. The speed with which massive donations were offered toward rebuilding the 856-year-old icon is a testament to its importance. It took less than two days to raise nearly $1 billion of the estimated $1.13 billion to $2.3 billion it will take to fix the church, with much of the money coming from French business leaders and ordinary worshipers.

President Emmanuel Macron also said he wants the cathedral rebuilt within five years, noting that France had in the past seen many towns, ports and churches go up in flames and rebuilt them each time.…  Seguir leyendo »

No podías decir que habías estado en la Ciudad de la Luz hasta que la habías visto atravesar sus rosetones. Y es que ella, vieja como ninguna, no tenía rival en París, ni siquiera en Europa. En la ciudad que fue cuna de la laicidad, su catedral se imponía sobre cualquier otro atractivo. Ni la sonrisa enigmática de la Mona Lisa, custodiada entre muros de cristal a escaso kilómetro y medio, dentro del Louvre; ni la vistosidad industrial de la obra de Gustave Eiffel; ni la suntuosidad de Versalles o el Domo des Invalides, donde yace Napoleón, eran rival suficiente. Frente a todos ellos se erigía la catedral como lugar más visitado, buscando siquiera imaginar algunos de los hitos de los que sus bóvedas han sido testigo.…  Seguir leyendo »

Oda a Nuestra Señora de Europa

BERLÍN – Escribo esto en Berlín, anonadado ante las imágenes de incendio, devastación y ceniza en que se ha convertido Notre-Dame de Paris, Nuestra Señora de París; tesoro de civilización para quienes creen en el cielo y para los que no, representación de la Europa de la belleza, de las esperanzas sagradas, de la grandeza y la gentileza. Tengo el corazón deshecho, como ustedes, como todos.

La tragedia invoca una andanada de recuerdos. Viene a la mente, por supuesto, la inmortalización de la catedral por Victor Hugo en El jorobado de Notre Dame. Y estos versos de Louis Aragon:

Nada es tan fuerte, ni el fuego, ni el rayo,
Como mi París desafiando al peligro
Nada es tan hermoso como este París mío.…  Seguir leyendo »

Notre Dame salvará al mundo

El amor es el motor de la Historia. Aunque a veces la Historia se explica a través del desamor. Por amor se ha hecho todo lo bueno que en este mundo ha sido. Fue el desamor quien ha propiciado que el mal acampe en nuestra tierra. El hombre se mueve a impulsos de su corazón de carne, bondadoso o a envites de su corazón de piedra, perverso. En ese corazón, inexpugnable, germina el pensar y sentir… también, el crear y actuar.

El amor necesita plasmar sus afectos y los manifiesta en lo bello, reflejo, aunque pálido, de la bondad. Con un regalo precioso -no necesariamente costoso-, manifestamos cuán grande es nuestro amor.…  Seguir leyendo »