Barcelona 17-A

As I walked home on a sunny August day in Barcelona, I took in the mingling of tourists, locals, and expats so typical of the cosmopolitan city that I’ve called home for the past few years. This was interrupted by the sound of terrified screams from behind me. When I turned and saw throngs of people running my way, I immediately knew my fears had come true. I’ve spent the last three and a half years conducting fieldwork on radicalization in Barcelona. From everything I’ve seen and learned, I knew a day like this was inevitable. I just didn’t expect to witness it myself.…  Seguir leyendo »

Quienes nos vemos en el trance de intentar enseñar ética – signifique eso lo que signifique- solemos quejarnos de lo escasos que andamos del mejor de los materiales para ello: el ejemplo. Tendemos a buscar actos modélicos en los grandes personajes históricos, en los más profundos pensadores o en los últimos premios Nobel. Quizás sea un error, una suerte de deformación profesional. Quizás deberíamos fijarnos en las pequeñas cosas, en la gente.

Ya ocurrió en Francia tras los atentados de 2016 en la discoteca Bataclan, en la que los yihadistas asesinaron a ochenta y cuatro personas. Antoine Leiris perdió allí a su mujer, pero su respuesta ante la barbarie conmocionó a su país y al mundo.…  Seguir leyendo »

Expertos en terrorismo de todo el mundo intentan entender qué pasó en Ripoll. No les acaba de cuadrar con el patrón que suele explicar la caída de jóvenes europeos hijos de familias inmigradas en la lógica del terror. Se preguntan qué ha fallado. Los implicados no eran conocidos por actividades o actitudes que sirven de pasarela hacia el terrorismo, como pasó en Manchester, París, Niza, Bruselas o Londres. Y esto es lo que preocupa. Es lo que hace que el atentado que se preparaba en Alcanar y la masacre de la Rambla sean casi perfectos, desde la lógica yihadista: matar ‘kuffar¡, o infieles, «aplastándoles la cabeza con  una piedra, degollándoles con un cuchillo o atropellándoles con un coche».…  Seguir leyendo »

A raíz de los atentados del 17-A se ha escrito mucho sobre lo acontecido y se han planteado preguntas de difícil respuesta. ¿Qué hemos hecho mal? ¿Cómo evitarlo? ¿Qué debemos cambiar? No pretendo responder, sino tan solo aportar alguna reflexión a pocos días de que se cumpla un mes.

Si analizamos nuestro modelo socioeconómico constatamos que es claramente injusto, puesto que genera riqueza para una minoría y somete a una mayoría a la precariedad. Un contraste que en cualquier momento puede dar lugar a la radicalización y la violencia por parte de quienes sufren las desigualdades y no ven salidas a su situación de pobreza o discriminación.…  Seguir leyendo »

Con bastante inmediatez y siempre en el terreno de la seguridad se ha comenzado a sacar lecciones de lo que funcionó y lo que no al producirse los atentados del 17 de agosto en Catalunya. Pero hay muchas otras cuestiones de fondo que necesitan ser revisadas por la relación que guardan con las causas de los atentados y porque en los días de aturdimiento que siguen tras un golpe mortal como el que hemos vivido han sido pasadas por alto.

Se han levantado voces como la de Ignacio Cembrero reclamando una comisión de investigación, a ser posible independiente de las administraciones, tan politizadas como lo están en esta hora, que pudiera inquirir en muchos otros ámbitos, además de en la seguridad.…  Seguir leyendo »

Tuvieron que pasar unos días hasta que se aclararon los hechos. El hombre que atropelló a decenas de personas en La Rambla abandonó la furgoneta y fue caminando hasta la Diagonal. En esa zona acuchilló a otro hombre y tomó su coche. Se saltó un control de los Mossos, tras el cual se inició una balacera que no le impidió escapar, y a la altura de Sant Just Desvern, apenas unos kilómetros al suroeste de Barcelona, abandonó el coche y huyó.

El hombre que encontraron muerto en el coche era de Vilafranca del Penedès. Había nacido en 1983. Su nombre era Pau.…  Seguir leyendo »

Escribe Stephen Covey en su libro sobre los hábitos de las personas altamente efectivas que la diferencia más notable ente liderazgo y administración es que los administradores se preocupan por hacer las cosas y los líderes se ocupan de hacer las cosas que hay que hacer. Y pone un ejemplo clarificador: Un grupo de productores se abren camino por la selva a machetazos seguidos por los administradores que se encargan de que rindan al máximo afilando sus machetes, suministrándoles agua… Pero ese esfuerzo no servirá de nada si no hay un líder capaz de alejarse de la zona de confort, trepar al árbol más alto, otear el horizonte y gritar: “¡Selva equivocada!”.…  Seguir leyendo »

En los días posteriores a los atentados terroristas de Cataluña, hemos oído diversas jaculatorias que constituían una buena ilustración del dicho popular “dime de qué presumes y te diré lo que te falta”. Muertos de miedo (y no sin razón, porque lo contrario sería estar loco) hemos gritado con voz aflautada “¡no tenemos miedo!”; también se ha elogiado mucho “la unidad de los demócratas”, mientras cada cual se subía a su mata de cizaña; no han faltado los homenajes a la eficacia los Mossos d’Esquadra precisamente el día que menos la demostraron, aunque no lo hicieron mucho peor que otras policías europeas más famosas; y por supuesto se aseguró que nuestros valores comunes —“occidentales”, añaden algunos más audaces— serían defendidos a capa y espada contra quienes quieren derrocarlos.…  Seguir leyendo »

He deseado dejar pasar un pequeño periodo de tiempo para reaccionar ante los trágicos y abominables atentados, sufridos el pasado día 17 de agosto, en Barcelona y Cambrils y tener así una mejor perspectiva en el análisis de las razones y consecuencias de este nuevo ataque a la vida y a la libertad.

Se ha escrito mucho sobre este nuevo ataque terrorista que nos ha hecho recordar el atroz atentado del 11 de marzo de 2004. Es cierto que no todo son similitudes, pero sí cabe reflexionar sobre el porqué, tras 13 años sin atentados, el “yihadismo radical” vuelve a golpear con su fanatismo irracional a España cuando la mayoría de la opinión pública española consideraba que nuestro país estaba exento de sufrir este tipo de ataques.…  Seguir leyendo »

Entre tantísimos comentarios sobre el atentado sufrido por España en Barcelona y Cambrils, hay uno que resulta recurrente: la voluntad terrorista de acabar con la civilización occidental y la democracia. Un error en la apreciación del objetivo asesino podría viciar la adopción de las medidas oportunas, motivo por el que tengo la osadía de reflexionar sobre el asunto y aportar mi granito de arena profundizando si esa sentencia es acertada.

El terrorismo islamista no parece político, no intenta subvertir el orden establecido para implantar una ideología distinta como hizo el comunismo en Rusia y media Europa, o como intentaron llevar a cabo los anarquistas entre el XIX y el XX con los atentados perpetrados contra Alfonso XIII, Antonio Maura o el Cardenal Salvador Casañas y los asesinatos de Cánovas, la emperatriz Isabel de Austria, el presidente de EE.UU.…  Seguir leyendo »

Aún con los días corridos desde la tremolina independentista con ocasión de la marcha por los atentados de Barcelona y Cambrils, danzando sobre los cadáveres calientes de la matanza yihadista y montándole un escrache al Rey y a Rajoy, a los que endosarle una masacre con autores indubitados, si bien indultados paladinamente con pancartas impregnadas con consignas orwellianas para que las mentiras parecieran verdaderas y el crimen respetable, es difícil desprenderse de esa sensación de suciedad, de náusea. Daba miedo la manifestación contra el miedo al apagarse la luz de agosto y ensombrecerse la tarde barcelonesa entre tinieblas elegíacas. “Que la cosa anda mal, muy mal”, que diría Sartre, era apreciable.…  Seguir leyendo »

Si quienes nos exhortan a no mezclar el proceso secesionista con los salvajes atentados de agosto en Barcelona, lo que nos dicen es que ningún independentista tiene culpa de la tragedia, la afirmación es tan banal como justa. Tampoco cabe imputar a las maniobras desleales de la Generalitat un adarme de culpabilidad. Atentados como este y peores han ocurrido en países centralizados sin tensiones territoriales. Pero si lo que se sostiene es que en el análisis editorial no se debe hacer referencia al contexto político en el que se produce el ataque, ni a las posibles interacciones entre el llamado procés y la tragedia, entonces lo que se pide a los periodistas es que no hagan su trabajo y se priven de las claves que permiten entender el modo en que desde la semana pasada se han conducido los distintos agentes políticos.…  Seguir leyendo »

Qué gracioso es, cómo mueve la colita… Comentario común ante perritos, se torna en desagrado cuando el perro es grande: ¿Pero qué le pasa a este perro? Al entrar al salón, ha movido su cola, se ha cargado la lámpara y nos hemos quedado sin luz…

Así son las cosas: las colitas moviéndose de los perros pequeños, pueden hacer gracia, e incluso en momentos tristes, provocar una sonrisa por su total desconexión entre lo que ocurre y esa colita juguetona. Pero ay, si hablamos de perros grandes, fuertes y poderosos, los movimientos de su cola pueden dar origen a desastres.

Por ello siempre se ha dicho, que es el perro quien mueve la cola.…  Seguir leyendo »

Centenares de miles acudimos el sábado al Paseo de Gracia de Barcelona convocados a un acto unitario, en recuerdo a las víctimas de los atentados yihadistas, y de condena al terrorismo. Algunos ven con escepticismo la eficacia de estas manifestaciones. Yo les encuentro un sentido: la catarsis. La purificación ritual. O, en su acepción biológica, que viene como anillo al dedo, la expulsión de sustancias nocivas al organismo. Creo que el organismo social se purificó en las manifestaciones homólogas de París y de Londres, y que un boicot minuciosamente organizado por los separatistas lo impidió en Barcelona, robando a la mayoría de asistentes el acto simbólico al que tenían derecho.…  Seguir leyendo »

The Aug. 17 terrorist attacks in Barcelona and Cambrils, in Catalonia, have reminded Spaniards of the horror of this type of political violence. From 1959-2011, Euskadi Ta Askatasuna (ETA), a Basque terrorist organization, carried out hundreds of attacks (killing 829 people), aimed at forcing the creation of a separate Basque state.

ETA completely disarmed in 2017, but Spain was also the target of al-Qaeda bomb attacks on four Madrid commuter trains in March 2004, right before national elections that led to the Socialist Party victory against the incumbent party, the Partido Popular (PP).

Do terrorist attacks shake up voters?

Will the 2017 attack lead to political fallout for Prime Minister Mariano Rajoy’s PP?…  Seguir leyendo »

Un hombre llora a puerta cerrada y con el cerrojo puesto. Y habla, ante los demás, tan sólo de lo grave, de aquello en lo cual la muerte –que es lo único grave– se dirime. Y lo hace con contención medida. Ante el absoluto al cual llamamos muerte, no es digna la retórica. De ningún tipo. Y el grito reviste siempre una autocomplacencia obscena.

Un hombre busca entender: conocer por qué tortuosos caminos llegó hasta él lo más terrible. Y toda su apuesta de hombre libre cabe en eso: no lamentarse. Por más que duela. Ni maldecir. Ni detestar siquiera. Un hombre cabe en la apuesta de dar fría batalla a las fuerzas más sombrías, sin perder un átomo de su luz racional.…  Seguir leyendo »

Mi liberada:

Imagino que de vuelta de la gran manifestación irías rápidamente a ducharte. Ha vuelto el calor a Barcelona con todas sus virtudes locales. Esta humedad, como una cuarta dimensión. Esta densidad, que tan severas consecuencias tiene para el hombre solidario. Pero a ducharte habrás ido, sobre todo, por la promiscuidad y las malas compañías. Habrás tenido que vértelas junto al Rey de España y el presidente del Gobierno, y coreando lemas al unísono (y el lema más profundo, que es el del silencio) con los herederos de Franco. Te compadezco. Deberías haber seguido mi ejemplo, que he pasado la tarde tumbado al sol (fija la vitamina K), dándome agua con un aspersor de bote mientras iban y venían unos aires de Macanita, condiós tristeza.…  Seguir leyendo »

La escritora marroquí Fatema Mernissi reflexionaba en su última publicación junto a sociólogos y psicólogos sobre la violencia de los jóvenes en zonas periféricas de ciudades como Casablanca. De hecho, fue del suburbio de Sidi Mumen de donde salieron los 12 terroristas del atentado que mató a 45 personas en Casablanca en el 2003. El cineasta Nabil Ayouch y el escritor y artista plástico Mahi Binebine, movidos por la necesidad de luchar contra la radicalización y de establecer puentes entre los barrios desfavorecidos de ciudades marroquís y el resto de la ciudadanía, crearon en el 2009 la Fundación Ali Zaoua. Convencidos de que esta conexión se puede lograr a través del arte y la cultura, la fundación impulsa iniciativas para permitir a los jóvenes en situación de exclusión social, presos de la droga y el radicalismo, expresarse por vías distintas a la violencia y descubrir espacios de diálogo como el centro cultural Les Étoiles de Sidi Moumen.…  Seguir leyendo »

Pero, ¿cómo podéis ir de vacaciones a Marruecos? ¿No os da miedo? A los pocos minutos del maldito trayecto de la furgoneta blanca por el paseo central de la Rambla –a un minuto y medio de donde vivimos– empezamos a recibir un aluvión de llamadas y sms de amigos de todas partes. «Si, estamos bien, en Marruecos. ¿No os da miedo haberos quedado en Europa?». Y,  acto seguido, nuestros vecinos de la medina llamaban a nuestra puerta, llorando, abrazándonos, recordándonos que el Corán quiere el bien de todos.

La verdad: no me ha afectado más el atentado cometido a las puertas de casa que los de Atocha, Niza o el parisino Bataclan. …  Seguir leyendo »

El video es, por lo menos, inquietante. En la grabación de un móvil azaroso se ve a un hombre que va y viene confundido, levantando una mano como quien pide que no le hagan nada. Camina por una acera vallada y se diría que no sabe qué hacer; desde la calle, de este lado de la valla, alrededor de un coche blanco con un farol azul que echa destellos, presuntos policías, vestidos de pantalones cortos y chancletas, le gritan, le disparan. El hombre cae, parece herido, pero se levanta y vuelve a caminar. No se le ven gestos de amenaza. Cuando trata de cruzar la calle, más vacilante aún, a punto de caerse, por un paso peatonal unos metros más allá del auto blanco, uno de los hombres de pantalones cortos le vuelve a disparar dos o tres veces y el hombre cae: parece que está muerto.…  Seguir leyendo »