Navarra

Hace años visité la geografía de mis raíces paternas, los pueblos segovianos de Santo Domingo de Pirón y Sotosalbos. Me invitó un pariente lejano de mi padre, alcalde, creo recordar, de Santo Domingo de Pirón y el motivo fue la inauguración del nuevo ayuntamiento. Aproveché la ocasión para recorrer esos pueblos y en otro viaje visité los cementerios, bien poblados de lápidas en las que lucía mi apellido.

Tenía casi olvidado todo aquello cuando salta a la actualidad Sotosalbos. Supongo que conocen la razón: en las últimas elecciones un candidato por Vitoria al Senado estaba llamado a ejercer de portavoz de su partido en esa Cámara, pero las urnas le ignoraron: el partido quedaba sin su portavocía senatorial, él sin escaño y en paro, al menos político.…  Seguir leyendo »

La elección del nuevo Gobierno en Navarra salido de las elecciones autonómicas del 26 de mayo ha certificado una alianza que parece querer animar, a pesar de todas las dificultades de Madrid, hacia un Ejecutivo nacional de Pedro Sánchez apoyado en Podemos y los nacionalismos y separatismos. Sería algo así como el modelo a seguir a la vuelta del verano. Se le califica incluso como Gobierno progresista y eso que dentro del mismo está Geroa Bai, trasunto navarro del PNV. Pero la realidad es que los once diputados del PSN van a ver diluida su presencia en un magma de partidos cuya identidad nacionalista se va a imponer sobre cualquier otra consideración.…  Seguir leyendo »

Hacerse perdonar por ETA

Ya lo cantó la voz rota de Bob Dylan en una de sus composiciones: «No se necesita al hombre del tiempo para saber de qué lado sopla el viento». Mucho menos cuando, prolongando las senda emprendida por Zapatero y sus componendas con ETA, mientras devaluaba el Pacto Antiterrorista que suscribió con Aznar para salvar la cara ante la opinión pública, el actual secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se ha asegurado la abstención del brazo político de la banda armada para su reinvestidura (en suspenso), tras respaldar la moción de censura Frankenstein contra Rajoy, así como para aupar a su conmilitona María Chivite (consumada) a la Presidencia de Navarra.…  Seguir leyendo »

Son contundentes las críticas al PSOE por su actitud con el partido «heredero de ETA». Se tacha de intolerable que pacte con los representantes de los terroristas y que acepte sus votos o su abstención para gobernar, como desde hoy ocurre en Navarra. Sin embargo, pese a que se da por hecho que Bildu es el brazo político de ETA, nadie reclama que sea ilegalizado.

Es una incoherencia clamorosa que se acepte que un partido al que se acusa de filoterrorista forme parte del establishment político. Desde que en mayo de 2011 fue legalizado -y por tanto legitimado- in extremis por el TC, tras un tortuoso paripé político y judicial para ocultar que era un requisito esencial de la negociación con ETA, Bildu está en las instituciones con normalidad.…  Seguir leyendo »

«Depreciar a las víctimas sería sobre todo olvidar, disculpar o disponerse a aceptar en cierto grado la causa política a la que fueron sacrificados. Pues hay una suerte de legitimación a posteriori de los crímenes de ETA. Si ahora se otorgara por fin algún fundamento a la reivindicación nacionalista sobre Navarra, esta meta política injustificable habría adquirido por ello la apariencia de justificada. Y se estaría declarando que los caídos en el camino han sido un coste necesario para alcanzarla». Las palabras de Aurelio Arteta en 2007 en su artículo O Navarra, o nada tienen plena vigencia. Los recientes acontecimientos en la Comunidad Foral y el País Vasco confirman, en efecto, el desprecio a las víctimas al aceptarse en cierto grado la causa política nacionalista a la que fueron sacrificados.…  Seguir leyendo »

“El adversario del PSOE son las derechas”, afirmaba este martes la vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo, al ser preguntada por el pacto del PSN con Bildu en la Comunidad Foral. Y más allá de plantearnos qué tipo de deriva ideológica e histórica atraviesa el Partido Socialista, la sentencia no puede contener más verdades. Se ha demostrado en Navarra. Cualquier opción ideológica un milímetro a la derecha del PSOE será siempre peor que Bildu, los mismos que todavía no han condenado los asesinatos de ETA.

A esa derecha apestada cualquiera puede añadirle el apellido que quiera (los “falos y la testosterona” de la ministra Delgado) o generarle un nuevo neologismo (“trifachito”) siempre que vaya acompañado de un masaje parlamentario como el de Sánchez a sus nuevos socios de Bildu en el Congreso la semana pasada.…  Seguir leyendo »

George Orwell decía que «el lenguaje político está diseñado para hacer que las mentiras suenen confiables y el asesinato, respetable». Así ocurre ahora en Navarra. El nuevo Gobierno que presumiblemente presidirá María Chivite se anuncia como cambio y progreso, según la retórica oficial del Partido Socialista de Navarra y de la coalición nacionalista vasca Geroa Bai impulsada por el PNV. Con la participación de Podemos y el respaldo de Izquierda-Ezkerra. Y con el apoyo en la sombra del partido heredero del terrorismo vasco, EH Bildu, de cuya abstención depende no sólo la investidura sino la aprobación o modificación de cualquier ley que proponga este Gobierno al Parlamento foral.…  Seguir leyendo »

Igual que ahora, en el año 1991 las elecciones al Parlamento de Navarra se celebraron el domingo 26 de mayo. Esta no es la única coincidencia entre ambos comicios porque, entonces, la nueva UPN, salida del pacto estable y permanente que dos meses antes habían firmado UPN y PP, logró veinte escaños, los mismos que ahora ha conseguido Navarra Suma, surgida de la unión de UPN, Cs y PP. En ambas ocasiones el PSN-PSOE ha sido la segunda fuerza política -con diecinueve parlamentarios en 1991 y con once ahora-, y tanto entonces como en la actualidad las opciones de gobierno en la Comunidad Foral se reducen a dos: o se deja gobernar a la lista más votada (UPN/Navarra Suma) o se forma un gobierno presidido por los socialistas con el apoyo de los nacionalistas moderados (EA, entonces, y hoy Geroa Bai) y de los partidos de izquierdas (IU y Podemos), que en 1991 sumaron veinticuatro escaños y hoy tienen veintitrés y que, para lograr su empeño, al menos necesitan de la abstención de los batasunos -hoy EH Bildu-, que lograron siete y seis escaños, respectivamente.…  Seguir leyendo »

Supongamos por un momento, y solo por un momento, que el PSN consigue convencer a los comunistas de IU, a los demagogos de Podemos y a los nacionalistas de Geroa Bai, y con ellos a sus doce parlamentarios, y alcanzar, junto con sus once, los veintitrés a los que aspira. Con todos ellos, matemáticamente, como ahora se dice, consigue superar los veinte parlamentarios de Navarra Suma que, sin duda, se le opondrán por la indubitada desconfianza que le suscitan los programas políticos de aquellos, en especial en lo referente a Navarra, su supervivencia como sujeto con personalidad política propia y por las relaciones con el Gobierno español y la Constitución que lo ordena.…  Seguir leyendo »

Una ambición destructiva para Navarra y España

Esto se dijo en Madrid, en presencia de Pedro Sánchez, el 20 de marzo de 2018. «Lo identitario prevalece en el día a día de la acción del Gobierno navarro [de Uxúe Barcos], que está hipotecado por Bildu». «Navarra tiene una identidad propia y si no se entiende y se acaba asimilándola a la Comunidad Autónoma Vasca, España tendrá un problema añadido al catalán». El pasado 16 de mayo, el todavía presidente en funciones del Gobierno español dijo en Pamplona: «Los socialistas somos el único partido que defiende la identidad y la foralidad de Navarra». Y sentenció: «O gobierna el PSN o el nacionalismo -cuyo único proyecto es una construcción nacional que nada tiene que ver con el sentir mayoritario de los navarros y de las navarras- paralizará Navarra».…  Seguir leyendo »

Sánchez nos suicida en Navarra

Puede que fuera demasiado optimista, pero hasta el miércoles estaba convencido de que, a Casado y sobre todo a Rivera, los teníamos rodeados. Había tanta carga de sentido común, patriotismo constitucional y pragmatismo político en los argumentos de quienes defendíamos la abstención de Ciudadanos y el PP en la investidura de Sánchez, que empezaba a tener la sensación de que, aunque las posiciones públicas no hubieran cambiado un ápice, la fruta comenzaba a estar madura y el viraje llegaría a tiempo para la segunda vuelta de un debate de investidura, retrasado a finales de julio.

Por mucho que tratara de blindarse frente a todas esas influencias, cortando sus lazos con el exterior, encerrado en el inmovilismo del «no» junto a sus leales, Rivera no podía seguir haciendo oídos sordos durante mucho tiempo a las apelaciones de los intelectuales que fundaron Ciudadanos, los periodistas y escritores que desde tiempo inmemorial reivindicamos el centrismo, los empresarios grandes, pequeños y medianos que han venido apoyando a la formación naranja y, sobre todo, al clamor de su propio electorado.…  Seguir leyendo »

Las aritméticas parlamentarias han reactivado la retórica complaciente de los nacionalistas vascos. Con asombro, escuchamos decir que se ofrecen a pactos para consolidar el progreso en Navarra. Y que apuestan por la moderación y el entendimiento para garantizar la estabilidad y gobernabilidad de España.

Bajo su propaganda interesada se encuentran los riesgos del país. Mientras los nacionalistas alcanzarían más territorio, poder y dinero, otros obtendrían ahora las ventajas de sus apoyos para gobernar durante un tiempo. Y juntos endosarían a la sociedad española los inconvenientes y daños constitucionales a largo plazo. Esos pactos beneficiarían injustamente a unos pocos a costa de perjudicar indebidamente a la mayoría de los españoles, y anticiparían daños futuros en Cataluña.…  Seguir leyendo »

Era mediados de marzo cuando desde Ciudadanos tuvimos la primera reunión de trabajo con Unión del Pueblo Navarro y el Partido Popular, que previamente había firmado su propio acuerdo político con la formación navarra. El equipo de campaña de Ciudadanos acabábamos de acceder a la sala de reuniones de UPN y, tras unos días de mucho ajetreo y de asimilar todo lo que había sucedido alrededor de esa nueva aventura llamada Navarra Suma, empecé a comprender el porqué de todo lo que había ido pasando en los últimos días.

Fue nada más sentarme enfrente de la puerta que daba acceso a la sala que mis ojos fueron a parar a dos cuadros colgados en la pared.…  Seguir leyendo »

La palabra más utilizada en la política navarra es “defender”. La usan con reiteración todos los partidos y llevan empleándola décadas. Hay que defender Navarra. El concepto de esa defensa varía ligeramente, sólo ligeramente, de unos a otros.

UPN habla tanto de defender el régimen foral como de defender la comunidad de las pretensiones del nacionalismo vasco. Los vasquistas, a su vez, hablan de defender el autogobierno como matriz de una pretendida identidad singular. Todos, junto con los socialistas, apelan a las peculiaridades forales de la Comunidad como objeto sustantivo de esa defensa.

La foralidad es también un lugar común para todos, pero al tiempo algo que nadie atina a definir.…  Seguir leyendo »

El acuerdo de Ciudadanos en Navarra para acudir a las próximas citas electorales de la mano de UPN y PP –que previamente habían acordado reeditar un pacto que siempre les dio resultados satisfactorios tanto en Navarra como en el resto del Estado–, es tan bueno en conjunto para las tres formaciones, que las manifestaciones de Luis Garicano anunciando que su partido suprimiría el régimen fiscal privativo de vascos y navarros si llega al gobierno, han permitido a todos sus rivales respirar de satisfacción y tomar así un poco de aire. Aparte de que desafiar de esa manera tan frontal las singularidades vasca y navarra supone ir contra la propia Constitución de 1978, que respeta y protege dichos regímenes.…  Seguir leyendo »

La identidad navarra

Sigue impresionando la reflexión agónica de Laín Entralgo cuando se preguntaba: «¿Qué va a ser de España? ¿Se producirá en ella una paulatina desintegración? ¿Se alcanzará la realidad de una nueva y más satisfactoria convivencia?». España es una gran nación, que ha supuesto durante más de mil años algo más que una Nación; ha sido una cultura entera que traspasa siglos y continentes; la única universal –con la anglosajona– que aún perdura. Y en esa unidad conviven diversas tierras, costumbres e historias que la enriquecen con sus aportaciones al todo. Una de esas tierras es Navarra. Si hay algún Reino que pueda codearse de igual a igual, e incluso mirar un poco por encima, a los demás reinos medievales, es el de Navarra.…  Seguir leyendo »

Pide la canción de Jarcha, símbolo de la Transición, «libertad sin ira». Rememorando lo que hemos sufrido en Pamplona durante las pasadas fiestas de San Fermín, todavía recientes, es fácil darse cuenta, con temor, de que en Pamplona no existe libertad, y sí mucha ira.

Ira por parte de los radicales abertzales, violentos y amedrentadores, que se creen propietarios de las calles, y que con amenazas, insultos e incluso agresiones, quisieron el pasado 9 de julio impedir que Pablo Casado, entonces candidato a la Presidencia del Partido Popular, y hoy nuestro nuevo presidente, pudiera expresarse libremente en Pamplona. Y quisieron impedir que Pablo, yo misma y otros miembros del PP de Navarra que nos encontrábamos con él aquel día, pudiéramos pasear tranquilamente por las calles de la capital navarra, e incluso que pudiéramos tomarnos un aperitivo para disfrutar de las fiestas.…  Seguir leyendo »

La de Navarra de la «década prodigiosa». Recién fundada al inaugurarse el afamado decenio de la centuria pasada, el Alma Mater iruñesa, rectorada por el Opus Dei, estaba integrada por un elenco de, en conjunto, excelentes profesores –profesoras las había también, pero en pequeño número, compensado, en parte, por su generalizada excelencia– provenientes en elevada cifra de otros centros superiores del país. Extraídos de los prestigiosos cuadros del Consejo Superior de Investigaciones Científicas así como de los de otras Universidades, catedráticos tales como el insigne edafólogo y primer rector de la Universidad José María Albareda; Juan Jiménez Vargas o Eduardo Ortiz de Landázuri en Medicina; Francisco Sánchez Rebullida, Jorge Carreras, Pedro Lombardía, Alvaro D´ Ors, en la Facultad de Derecho; Antonio Fontán Pérez, Federico Suárez Verdeguer, Manuel Ferrer Regales, Alfredo Floristán, en F.…  Seguir leyendo »

Hace casi tres años, en el debate de investidura de Uxue Barkos como presidenta del Gobierno de la Comunidad Foral, alerté de que Navarra no quería un cambio de izquierda nacionalista radical, que era lo que se estaba produciendo en ese momento.

Alerté de la influencia de Bildu-Batasuna en el Gobierno, un partido que seguía -y sigue- sin condenar los atentados de ETA. Y alerté de la previsible subida de impuestos que el cuatripartito (Geroa Bai, Bildu, Podemos e IU) iba a imponer en Navarra.

Hoy, desgraciadamente, el tiempo me ha dado la razón. Y con creces. El proceso de batasunización que está imperando en Navarra en estos momentos, una comunidad que no es abertzale, ni siquiera nacionalista, responde a la hoja de ruta que el nacionalismo vasco está ejerciendo en la Comunidad Foral, pisando el acelerador ahora que termina la legislatura, con el único objetivo de conseguir que Navarra sea una provincia más del País Vasco.…  Seguir leyendo »

En los últimos meses se viene hablando del peligro que supone el nacionalismo catalán para la unidad y la convivencia en nuestro país. En Navarra conocemos bien la realidad de otro nacionalismo, el vasco. Precisamente, el partido que presido, Unión del Pueblo Navarro, nació hace 39 años como respuesta al nacionalismo vasco y a su pretensión de anexionar Navarra a Euskadi y para defender nuestro régimen foral y la pertenencia de Navarra a España.

Fue en 1978 cuando los españoles nos dotamos de nuestra Carta Magna, la Constitución Española que, sin duda alguna, ha traído prosperidad y desarrollo a nuestro país.…  Seguir leyendo »