Antecedentes de la Ermita

Por Pilar Moliné Herce

Vivimos, conocemos o somos de un pueblo llamado La Puebla de Alfindén pero:

¿Qué significa el vocablo Alfindén?

¿Cual es su etimología? ¿el concepto es castellano? ¿es árabe?…

En La Puebla, ¿se le da ese nombre a otra entidad?
¿Por qué veneramos a una virgen que se llama Alfindén?

¿Cuándo se le dio dicho nombre a la Virgen o desde cuándo creemos que existe tal Virgen?

Estas y otra muchas preguntas podríamos hacernos sobre el nombre o vocablo «Alfindén» y sobre lo que conlleva: Origen del pueblo, devoción a la Virgen, lugar donde ha estado la iglesia, la ermita y donde durante siglos se ha venerado.

Sin embargo, en esta ocasión solo pretendo señalar, a modo de síntesis, aquellas cuestiones que me parecen mas relevantes. Y así recordar que Miguel Asín, en su trabajo sobre toponimia árabe española, nos dice que Alfindén es un nombre cuyo origen probable es arábigo. Por otra parte la primera referencia escrita de dicho topónimo, Alfindén, data del año 1145, en un testamento, cuyo testador Sancho Galinz de Garrasa, hipotéticamente de Grisen 2, dona entre otros bienes la heredad de Alfindén en su integridad.

Y solo unos cincuenta años después en 1203, los testimonios escritos nos hablan de una Iglesia llamada de Santa María de Alfindén.

Y lo cierto es que la noticia es bastante sorprendente, al menos a mi me lo parece. Algunas referencias:

  • La veneración a la Virgen, en España y en concreto en Aragón se remonta los primeros siglos de la era, estando documentadas algunas de ellas, como la Virgen de la Victoria, en las cercanías de Jaca, en el siglo octavo.
  • Imágenes de Vírgenes de los siglos XII y XIII, son numerosas las que todavía se conservan, así y algunas cercanas a nuestra localidades se pueden citar: Ntra. Sra. del Portillo, Zaragoza la Vieja en El Burgo de Ebro, de la Peña en Alfajarín, Villamayor, etc…

Y digo que me parece sorprendente la existencia de ochocientos años de devoción, y para hacer hincapié en esa sorpresa, indicar que la primera referencia escrita de la devoción a la Virgen del Pilar, esta fechada en 1.299. O sea la devoción a la Virgen de Alfindén, según la documentación encontrada, es mas antigua que la devoción a la Virgen del Pilar.

Sin embargo, con respecto a su representación, y sin ser experta en arte, creo que la imagen que representa a nuestra Virgen, no puede considerarse de esos siglos, XII o XIII, por lo que me atrevo a plantear que hipotéticamente, es decir, tal vez, la primitiva imagen o retablo, se deterioro y fue sustituida por la imagen actual, ya que la iconografía o representación de la Virgen de Alfindén, mas bien corresponde al grupo de «Vírgenes vestidas, llamadas así porque solo tienen labradas las partes visibles del cuerpo, cabeza y manos, quedando lo demás en bruto o con bastidores, para ser recubierto con ropas. Se suelen llamar también imágenes de candelero«.

Dichas vírgenes vestidas, se pusieron de moda en el siglo XVI, aunque ya desde el siglo XV se estableció el uso de adornar las imágenes con ricas sedas, mantos superpuestos y velos, dejando visible la talla del resto de la imagen.» 3.

Durante siglos su culto se realizaba en la Iglesia, después ermita, situada en el término de Alfindén hasta que, hace ahora cincuenta años, como he comentado, se inauguró el nuevo edificio en la ubicación actual, cercana al cementerio, desde donde, ha seguido invitando al paseo, teniendo a su frente a la huerta y a su espalda el secano, ofreciéndonos entre sus pinos y jardines un tiempo para el silencio, meditación, conversación tranquila, juego para niños o simplemente recreo para la vista.

De estas y otras cosas se comenta en estas líneas, esperando que por las distintas razones que cada uno tenga se siga conservando, cuidando la imagen, el edificio y el entorno.


2 El texto al que hago referencia esta en la Colección Diplomática de Grisen, la cual esta comprendida por 163 documentos que abarcan desde el año 1.134 al 1.290 y en ellos se refleja la historia de esta villa situada a orillas del río Jalón, como señorío vinculado a la Orden hospitalaria de San Juan de Jerusalén.
3 Diccionario del Patrimonio Cultural de la Iglesia. Damián Iguacen Borau. Ediciones Encuentro. Madrid. 1.991.